Saltar al contenido

Inteligencia Artificial que no es Inteligencia Artificial

La inteligencia artificial es, afirman ciertos, la próxima gran revolución. La que cambiará nuestro planeta no solo en el campo de la tecnología, sino más bien en asimismo en lo social y económico, por servirnos de un ejemplo.

El término, sin embargo, está aplicándose de forma indiscriminada en el campo de la tecnología, y muchos fabricantes tratan de hacer su particular agosto utilizando el término cuando realmente no deberían hacerlo.

¿Qué es inteligencia artificial (y qué no lo es)?


Para comprender si un dispositivo verdaderamente utiliza la inteligencia artificial (IA) o bien no es conveniente rememorar ya antes exactamente en qué consiste este término.

Una definición básica y directa como la de la Wikipedia plantea que la IA “es la inteligencia exhibida por máquinas”.


El término se utiliza asimismo de forma coloquial en el momento en que una máquina o bien sistema informático imita las funciones “cognitivas” que los humanos asocian con otras psiques humanas como aprender o bien solucionar inconvenientes.

Una máquina o bien un sistema con inteligencia artificial “percibe su ambiente y hace acciones que maximicen sus posibilidades de éxito en algún objetivo o bien labor”.


En verdad esa definición va descatalogando avances que ya antes considerados como propios de la inteligencia artificial como semejantes.

El reconocimiento óptico de caracteres ha dejado de ser considerado un avance en IA, mas sí lo es AlphaGo y su capacidad para jugar a Go, por poner un ejemplo.

En dos mil diecisiete hemos asistido a un buen número de avances en este campo que proponían una auténtica revolución en un corto plazo, mas la verdad es que si miramos las cosas con perspectiva esos logros de la inteligencia artificial son todavía moderados.

Múltiples académicos relajaban esas esperanzas en un articulo del año 2015.


Las cosas no han alterado tanto como semeja. Otros especialistas ponen ejemplos fáciles de de qué manera la IA todavía tiene un largo camino por recorrer.

Es el caso de la entrevista de El Planeta a Martín Molina, catedrático en la UPM, que explicaba como estas máquinas no han superado todavía el reto del esquema de Winograd —una especie de test de Turing avanzado— y tampoco son capaces de resumir un texto, algo trivial para un humano.

La inteligencia artificial no es una revolución (todavía)


Los Fabricantes como Huawei ya hace cierto tiempo alardeando de qué forma la IA es parte integral en sus celulares más avanzados.

El alegato se repetía con el lanzamiento de los Huawei Mate diez y Mate diez Pro, que en su SoC, el Kirin novecientos setenta, incluían una unidad dedicada a la inteligencia artificial, la NPU o bien Neural Process Unity.


¿Qué ventajas ofrece dicha NPU? Conforme Huawei las ventajas se aprecian en la fotografía y en el reconocimiento de imágenes.

Esa NPU es treinta y cinco veces más veloz que la CPU en el reconocimiento de imágenes, algo que puede asistir a conseguir mejores atrapas y asimismo ofrecer información más relevante y de forma más inmediata en herramientas de RA, por poner un ejemplo.


Por el momento
, sin embargo, esos beneficios son poco perceptibles para los usuarios, si bien en Huawei seguramente arguyan que esta plataforma es solo el paso inicial de una estrategia en un largo plazo en el que la inteligencia esté en el propio dispositivo y no precisemos de conexión “a la nube” para traducir idiomas, etiquetar fotografías en nuestra fototeca o bien aprovechar al límite las posibilidades de la fotografía computacional.


Exactamente en ese campo de la fotografía computacional es en el que asimismo se mueve Google con sus Pixel dos. Estos nuevos celulares cuentan con el nuevo Pixel Visual Core
, que como señalábamos recientemente:
Es el coprocesador encargado de procesar todos y cada uno de los factores de una imagen para otorgar ese modo HDR+ que da mayor contraste y rango activo a las imágenes y que además de esto facilita por servirnos de un ejemplo que gocemos del efecto profundidad de campo (bokeh) en un móvil con un solo sensor.

El efecto semeja en un caso así más efectivo que en el de Huawei, y en verdad la cámara del Pixel dos es hoy la que por servirnos de un ejemplo cosecha mayor puntuación en las pruebas DxOMark, que se han transformado en referencia en el mercado.

Otros muchos han presumido del papel de la inteligencia artificial en sus dispositivos, mas como afirmamos el impacto de estos sistemas prosigue siendo reducido o bien controvertible. Lo verificamos en nuestro análisis de la Nest Cam IQ, que probó un comportamiento errante con mascotas para lo que era su función esencial, la de resguardar nuestro hogar.

Es verdad que en otras áreas en las que se utiliza esta clase de sistemas el impacto es considerablemente más patente. Ocurre por poner un ejemplo con YouTube, que en dos mil quince comenzó a emplear los sistemas de la división especializada de los de Mountain View, llamada Google Brain.

Merced a ello se mejoró de forma notable un sistema de recomendación de vídeos que hace que uno acabe pegado a YouTube de forma irremisible: un vídeo nos lleva a otro que nos apetece ver, y a otro, y a otro.

Inteligencia Artificial

Buscando la inteligencia artifical donde (casi) no la hay

El razonamiento de venta de ciertos desarrollos que más han querido relucir en los últimos tiempos ha sido exactamente el de la incorporación de sistemas de inteligencia artificial que transformaban esos productos en verdaderamente diferenciales.

El interrogante es, ¿aporta verdaderamente la inteligencia artificial en ellos… si está verdaderamente ahí?

En múltiples ejemplos el interrogante es ineludible.

Es el caso del XTND Board, un desarrollo que sus autores vendieron como “el primer monopatín eléctrico con inteligencia artificial”.

Según esa promesa, este monopatín aprende tu forma de manejarlo para “amoldarse a tu estilo”, lo que deja en teoría que aun usuarios sin experiencia puedan empezar a utilizarlo velozmente.

El sistema de aprendizaje automático asimismo se hace cargo de aconsejarte sendas conforme las que hagas diariamente (las registra y estudia) y en las que halle mejor terreno o bien menor elevación para optimar el consumo de la batería.

El XTND Board cuenta además de esto con velocidades de hasta cuarenta y cinco km/h y autonomía de veinte km, mas eso sí, su costo una parte de los mil doscientos dólares americanos.

Asimismo tenemos otros proyectos como Vinci quince, unos auriculares que conforme sus autores son “los primeros que te comprenden”.

A cada lado cuentan con una pantalla táctil (que no vas a poder ver) con animaciones que se acompasan con la música, mas lo interesante es la presencia de Alexa y de conectivida WiFi/Bluetooth/3G para poder utilizar el asistente de voz en todo instante, y no solo para oir música.

Acá la inteligencia artificial, si la hay, procede del asistente de voz integrado.

Vamos a poder supervisar la reproducción con órdenes de voz, y el sistema se ocupará de escoger una canción relacionada con lo que afirmes. “Cuanto más lo emplees, más te comprenderá”, y acá la idea es la de aplicar lo que nos ofrecían productos de cuantificación personal en unos auriculares


Varios productos que afirman integrar inteligencia artificial acostumbran a fundamentar sus propuestas en la integración de algún asistente de voz como el convocado Alexa de Amazon. Es el caso del altífono inteligente de Mattel dirigido a los pequeños
, Aristotle, que debió ser anulado por los potenciales peligros para la privacidad de los pequeños.

Este producto era capaz de encender la luz para intentar calmar el lloro de un bebé o bien ir adaptándose al son de aprendizaje de los pequeños ayudándoles con los deberes.


La propuesta de Mattel es una extensión de lo que los asistentes de voz de Google
, Microsoft o bien Apple ofrecen en nuestros celulares. Asistentes que se fundamentan en la recolección de nuestros datos y rutinas para anticiparse a nuestras necesidades (o bien procurarlo) y informarnos de citas pendientes o bien acontecimientos próximos.


Hay quien piensa que la inteligencia artificial puede crear vínculos cariñosos con los humanos. Sony desde entonces lo procura con su insigne can robótico AIBO
, que a fines de dos mil diecisiete volvió a ponerse en venta con una versión exactamente orientada a utilizar la inteligencia artificial para darle una “personalidad” a este producto.


Conforme el sitio oficial del producto
, AIBO emplea por servirnos de un ejemplo sus “ojos” (una cámara) como interfaz de contestación, “alterando su comportamiento basándolo en lo que ve”. A ello se aúna asimismo la interacción con nuestra voz o bien aun el contacto físico que hacen que este robot y la inteligencia artificial integrada (anterior pago de una subscripción mensual). Que esa inteligencia artificial pueda o bien no satisfacer ese ambicioso propósito es un reto que eso sí semeja estar todavía lejísimos de esas máquinas con consciencia de sí.


Dependencia (prácticamente total) de la nube


Otro de los grandes inconvenientes de la inteligencia artificial que nos venden los fabricantes es su dependencia de la nube y de los grandes centros de datos que estos gigantes tecnológicos ponen en marcha para ofrecer esos servicios.


Un buen ejemplo son los asistentes de voz
, que escuchan nuestra voz, la procesan y mandan esa solicitud o bien pregunta a los servidores de Amazon, Google, Apple o bien Microsoft a fin de que estos den la contestación conveniente.

Es verdad que el proceso es rapidísimo considerando todo el trasiego de información que va de un lado a otro, mas en todo instante dependemos de esos servidores a fin de que nos den esas posibilidades.

El reto es exactamente el de trasladar esa inteligencia artificial a un ambiente completamente local. El usuario no debería precisar una conexión de datos para aprovechar los beneficios de estos sistemas, y eso es lo que Huawei o bien Google plantean en una parte de sus propuestas.

No son las únicas, por el hecho de que Apple asimismo ha hecho avances en este campo en el nuevo A11 Bionic que integran en los iPhone 8/8 Plus y naturalmente en los iPhone X.


El motor neuronal integrado en el nuevo SoC es vital para dar soporte a Face ID
, mas asimismo para prosperar las fotografías como hacen Google o bien Huawei o bien para fortalecer las aplicaciones de RA.

La idea, como anteriormente ocurrió con la privacidad diferencial, era la de hacer que la inteligencia artificial radique en el dispositivo y no en la nube, algo que desde entonces es un reto interesante que ayuda a resguardar la privacidad de los usuarios al no trasferir datos (o bien cuando menos, no tantos datos) a los servidores de la compañía.

Te puede interesar leer también sobre:

Trucos Whatsapp excelentes

WhatsApp tiene un nuevo tipo de letra

Google sabe dónde estamos

Nuevo MacBook accesible